viernes, 12 de febrero de 2016

15. CIEGO ANIMAL. De Pedro Quijano


Dime si cuando introduces
una aguja por tus venas
puedes eximir las penas.
Si la nave que conduces
al abismo sin las luces
de emergencia te conforta.
¿Cuál es la parca que aporta
la dosis que te envenena ?
¿Por qué ajustas la cadena
que extirpa tu arteria aorta ?

Como un avieso animal
apelas ciego a la aguja
cuando tu débil burbuja
colapsa. Pero al final,
en una embriaguez glacial
vas confundiendo las caras
mientras deliras.
                             Te varas
en un incierto albedrío,
pegas un salto al vacío,
te ahorcas
                                                o te disparas.

Seudónimo: Pedro Quijano

viernes, 5 de febrero de 2016

14. MERCENARIA. De Oscar Execrable


Su mirada incandescente
rompía el presente diurno
de la aurora tambaleante,
del silencio taciturno.

Siniestra enamorada
cansada de una vida
atroz y sedentaria,
robótica exiliada.

Tomas la pistola.
Matas sin recuerdos.
Huyes decidida...
Muerta escindida.

Ausencia roja
paralizante.
Presencia plata
totalizante.

Transformada
muñecoide
descarnada
herrumbrada.

Mitosis
ficticia,
oficio
caído.

Así
vives
como
momia.

Tu
piel
cinc
gris.

Seudónimo: Oscar Execrable

lunes, 1 de febrero de 2016

13. SANGRE FEBRIL. De Sähkil Valysse


Dulce es tu aroma,
como la sangre, febril
Y ahora que estamos juntos,
¿dispuesta a morir?

Húndete en mi locura,
hambre, sangre y frenesí
Ven conmigo, se mi abrigo,
y sacia mi sed de ti

Mi hielo con tu fuego
Tu paraíso y mi infierno
Mascaras de amor y miedo
Eres amor, yo soy tormento

Tan saladas son tus lágrimas
Y tu sangre es tan cálida
Duerme conmigo en nuestra lápida
Que tu sangre sea la pátina

Que tu llanto hoy nos colme
de dolor y amarga pena
Mientras bebo el licor
de amatista de tus venas

Se mi ángel, y prometo
para ti la vida eterna
Quédate a contemplar
aquella hermosa luna negra

Seudónimo: Sähkil Valysse

domingo, 31 de enero de 2016

12. PREGUNTAS A E.T. De Acuario


  En esta fría noche de diciembre mi soledad te llama,
lejano extraterrestre. Detén por un momento el batir de tus alas
y dime, por favor, dime quién eres.
Andante caballero que dejaste la impronta de tu paso
en inmortales, pétreas reliquias del pasado.
En nombre de la inquieta humanidad yo te interpelo.
Dicen que tienes cola de animal y rostro verde,
largas antenas, paso de huracán y siniestra mirada que enloquece.
¿Eres ángel de Dios, espíritu o materia,
demonio de las noches de terror, cuento de viejas?
  ¿Por qué no te descuelgas de los cielos excepto para algunos elegidos?
¿Soñaron o mintieron tantos miles que juran haber visto
luces que no son rayos ni luceros?
  Dime si eres un mito creado por el hombre
cansado y aburrido de este siglo, un pedestal en donde
entronizar más ídolos, becerros de oro y bronce
que adore nuestro espíritu abatido.
  Si un hombre sólo eres con toda las miserias que conlleva,
serás algo que sufre y se conmueve,
que mata y odia y ama y desespera. Aunque, si como dicen,
estás muy por encima de estas cosas,
serán altos tus fines y muy alta la gloria.
Habrás podido erradicar el odio, la guerra, la miseria,
la enfermedad y el sordo luchar de tu planeta
y por eso desprecias nuestra Tierra.
Contéstame, señor extraterrestre: ¿Eres feliz así? ¿No nos envidias?
¿Tu mirada de nieve contempla el rebullir
de estas míseras, pobres hormiguitas?
¿Qué son esos fenómenos que a los sabios sorprenden?
¿Pesadillas de locos? ¿Producto de la fiebre?
¿Y ese silencio hermético que los gobiernos guardan?
¿Y esos hondos misterios que las piedras no callan?
  ¿Y esas viejas leyendas de primitivos pueblos
distantes entre sí por mar y tierra que no desvanecieron los milenios?
¿Quién construyó las célebres Pirámides de Egipto?
¿Y quién creó la Sierpe Emplumada, centella de los indios?
¿Quién ocupa la tumba de Palenque?
  ¿Quiénes fueron los hombres de las Pléyades?
¿Quiénes fueron los dioses del Olimpo?
¿Y esos extraños ángeles de los relatos bíblicos,
con ruedas en los pies en vez de alas,
y esos carros flamígeros que a profetas raptaban?
  ¿Temes que la incordura crucifique la mano que nos ofrece ayuda?
Estoy aquí, esperando
te dignes contestar a mis preguntas,
que yo no te haré daño si es amor lo que buscas.
Si pretendes traernos más desgracias,
más infiernos, más guerras y amarguras
a mi mundo azotado por las Parcas,
  no traspases las lindes de la Luna
!Haz gárgaras con polvo de galaxias!

Seudónimo: Acuario

martes, 26 de enero de 2016

11. AVERNUS SODOMA. De Juan Salónica


Cromáticos vapores,
crudo viento
creciente vórtice de azogue
flamígero estoque.

el humo en una fogata;
la ceniza cae
inciensa dos alas.
sangrienta luz
el imperio de la química.
maldición para el alma.

Seudónimo: Juan Salónica

10. MÁQUINAS. De Dragón


Vidas orgánicas en un mundo profiláctico.
Autopistas que transportan nuestra ciencia.
Vidas que se derraman sobre el pavimento.
Me desangro antes de mi muerte.
Hoy los relojes no alcanzan al tiempo.
Paranoia civilizada.
Vestidos moralistas que se deshacen en un Drive- thru.
Vivimos en una tierra de Fast- Foods.
Muertes lentas para las vidas rápidas.
Amores rápidos que viven y fallecen en terrenos cibernéticos.
Pieles y cuerpos que florecen en jardines de plástico.
Lo mejor de la cosecha.
Sociedad de latex.
Líquidos placenteros que navegan en una alcantarilla.
Los sellos pasaron de moda.
Los sobres hoy guardan mis deseos multimedia.
Un planeta que vive de slices de prisa.
Todos los días.
Todos los días.
Miradas de concreto que parecen impenetrables.
Un planeta con cero contagios.
El recibo de un Text.
Caricias recicladas que desplegan sus alas en un phone sex.
Lo prefiero.
Vidas embotelladas.
Sentimientos etiquetados con fecha de vencimiento.
Somos productos sellados al vacío.
Seres biodegradables que no sentimos.
Hombres de hojalata.
Hombres máquinas.
Retroalimentación de dioses por-dios-eros.
Somos hechos a imagen y semejanza.
O sea, productos bio- equivalentes.
El cáncer de la Tierra.
Estantes repletos de vidas carentes de sentido.
Somos mercancía.
Mercancía a la venta.
Al por mayor y al detal.
Comercio de carnes.
Mercado de almas que se subastan en un touch-screen.
Seres de probeta que dejan pasos sobre sus ensayos.
Genes propicios para la manipulación.
Un cielo de plasma.
Lluvia ácida que calcome los huesos.
Un mundo eléctrico.
Mares de palabras celulares.
Besos sintéticos que se deshacen al contacto.
Códigos genéticos que se leen en un comic- book.
Humanidad holográmica que desconoce su origen.
Vidas con fecha de expiración.
Somos el gran experimento.
Eso somos.
Máquinas.

Seudónimo: Dragón

9. POEMAS FRITOS. De Poemas fritos


Y si señores hoy desperté
con ganas de saborear
un Verso exquisito.
Así que sin pensarlo más
me levanté para ir a la cocina
y comencé a calentar el
aceite para preparar un
par de Poemas Fritos…

Mientras revolvía le fui agregando
lentamente una pizca de soledad  y de nostalgia,
ingredientes básicos para este paladar tímido.
En un costado amasé un poco de recuerdos y
una que otra desventura para darle un poco
de sabor a triste realidad a este verso que
ya surgía ligeramente lívido…

Exprimí un par de penas de ficción y
las mezclé sin pausa con dos tazas de
polvo de entusiasmo de un antiguo y oxidado amor.
Sin dejar de batir le fui agregando poco a poco una
fantasía seudo sexual con leves toques de emoción.
De ahí al horno a fuego lento para que toda esa
Rima farsante vaya levantándose de su sitial de pasión.

Por fin a la mesa y sin preámbulo untar
una pieza de pan sobre aquel Poema
para  comprobar su delicioso y exótico sabor.
Todo acompañado con una taza recién hervida
de espesa excitación para degustar sin problemas
estas deliciosas Estrofas de aromático olor.

Mi hambre saciada por completo,
ahora feliz de limpiar todos los utensilios.
Creo que más tarde intentaré preparar
esa antigua receta de mamá de aquellos pasteles
llenos de rencor con crema de desesperación.
Pero  con el inconfundible toque que le dan
mis propias manos y mis exigentes heridas que buscan
con devoción que alguien les pueda dar un destino mejor…

Seudónimo: Poemas fritos

jueves, 21 de enero de 2016

8. HECHICERO DE EL MISSISSIPPI. De Constanzo De Boscan


Vuelvo a estudiar las paredes.
sale la luna de entre la niebla
el aire corroe, desgasta todo
se vuelven polvo los cielos,
la luna se rodea de augurios.
noche a noche excavo la tierra
podrida se encuentra la ciencia;
el viento trastornado.
lluvia violeta cayendo
de la profundidad de los siglos.
estoy aquí viajando sin rostro
entre los árboles.

Seudónimo: Constanzo De Boscan.

martes, 12 de enero de 2016

7. LOS JINETES DEL RECUERDO. De Antuko


Van como espectros
deambulando por las praderas desérticas
de la vieja comarca de los francos,
tienen los ojos hundidos y oscuros,
el cuerpo magro y pálido, cubierto de andrajos
y largas y delgadas las manos,
como espigas marchitas.

En las noches estrelladas
salen de sus cuevas a buscar el aire
y el agua de los cactus,
y a verse las arrugas de sus rostros
con la claridad de la luna.

Son los jinetes del recuerdo
que cabalgan camélidos mutantes     
por las dunas y las ondas,
repensando la vida y el camino.

Dicen que sus voces susurran
los buenos viejos tiempos
y que relatan los sonidos del horror,
las carnes desgarradas,
la tierra asolada por el fuego
que vino del cielo de las naves. 

Ellos cuentan que los
autores del estruendo fueron
los mensajeros radiantes de los dioses,
los mismos que les dejaron el pan,
la luz sagrada y el sueño.

Y refieren que regresaron silbando
extrañas melodías de arena
y que se sintieron defraudados
y que decidieron, con el dolor de sus antenas,
quemar las páginas mal escritas
de esta historia
y comenzar de nuevo.

Seudónimo: Antuko

viernes, 8 de enero de 2016

6. ALFA ¥ OMEGA. De Mandrágora


Vacío,
cuánto vacío hay en la nada,
y en la inmensidad del océano…
Tú,
alzas tus ojos
para atrapar mi conciencia,
y en el dormitar de las tres lunas
la Fusión,
dos seres indivisibles en Uno,
enlazados en la búsqueda del único sol
capaz de alumbrar
este caminar errante
sobre la superficie plana
de un mundo golpeado por el terror
de cíclopes ciegos.

 Seudónimo: Mandrágora