lunes, 31 de julio de 2017

187. LA LEYENDA DE LA CASA EN MEDIO DEL BOSQUE. De Oso Polar


La oscuridad del bosque de Chapultepec fue cortada por el chiflido de Ricardo, con éxtasis señalaba una edificación vetusta que surgía entre la sombra de los árboles. Los 5 chicos bajamos a toda prisa, con sigilo nos deslizamos hasta la puerta de la casa donde una bruja habitó, una morada que sólo aparece en noches de luna llena, de la cual debes salir antes del amanecer o quedarás atrapado para siempre. Cada uno trae una hoja para pintar el camino que andamos. La concentración se corta al escuchar un profundo golpe detrás nuestro, acompañado de una risa macabra que nos eriza los vellos. Corremos y nos separamos, Francisco está conmigo escondido, comparamos anotaciones notando que están iguales, nos hemos internado más de lo deseado, pero debemos buscar a los demás. Notamos con incertidumbre que un pasillo que marcamos no está, las líneas se enciman como si la casa cambiara, nos sentimos observados por los espejos y las sombras que danzan acechantes, extraños ruidos se mezclan con el crujir de las paredes. Tras el rechinar de una puerta observamos una sombra ancha y pequeña pararse frente a nosotros, el miedo nos recorre, arrancamos aterrorizados una carrera que sólo yo logro culminar con el eco de los gritos de mi amigo pidiéndome que huya. Subo escaleras veo el suéter de Pedro rasgado y con sangre, al alzar la vista Ricardo me hace una seña y corro para esconderme con él. Nos aventuramos a salir pero habrá que encontrar otra escalera pronto, caminamos presurosos de puntitas hurgando todo con la vista. Hemos llegado que a arriba del recibidor y la única esperanza de hallar otra escalera es tras un largo pasillo que luce amenazante. Las dudas de cruzarlo terminan cuando la puerta que habíamos cruzado se abre con violencia, un ser con gesto deforme se nos abalanza. Gritos desgarradores inundan la casa, corro largo tiempo, sé que estoy perdido. Pronto amanecerá, no puedo seguir escondido, salgo y veo una puerta que antes no estaba, 2 seres corren de cada lado hacia mí, al abrirla encuentro luz, detrás de mí una cueva, enfrente de mí el paisaje de montañas nevadas.

Seudónimo: Oso Polar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.