lunes, 10 de julio de 2017

78. ALBUNEA. De Ulises


-¡Corre, no pares, corre! –Se decía Hugo, mientras, perseguido por la manada de lobos grises y famélicos de ojos glaucos, atravesaba aquel valle iluminado por los tres soles de la constelación de Centauro. Hugo era un elfo cósmico, un ser mágico, pequeño, ágil y rápido, al que Zeus había encomendado la guarda y custodia del Huevo Sagrado: un huevo de fina porcelana de color cerúleo que albergaba el embrión de la ninfa náyade Albunea. Los lobos casi dieron alcance a Hugo, quien, de forma casi milagrosa, logró alcanzar el refugio que le proporcionó el tronco de un árbol, gracias a lo cual pudo acceder al manantial de Tívoli. Era vital que el Huevo Sagrado tuviera contacto con el agua sulfúrea de ese manantial para el óptimo desarrollo del embrión de Albunea, llamada a ser la próxima reina ninfa que pusiera fin al caos que sometía a aquella constelación. Licaón, el cruel rey de Arcadia, había sembrado el terror en la federación de constelaciones, asesinando y destruyendo de manera despiadada a todo ser vivo que se ponía por delante, y amenazó con apropiarse del Huevo Sagrado para eliminar a la futura reina ninfa, del que Oráculo predijo que sería la salvación de las constelaciones vecinas, ya que, según auguraba, tras esposarse con Zeus, daría muerte a aquél y a su manada de lobos. Hugo bajó por la rampa natural que formaba el tronco del gran abedul y aproximó el Huevo Sagrado a la orilla. En aquel lugar, frondoso y húmedo, el embrión comenzó a iluminarse y el cascarón, empujado por la presión interior, se resquebrajó de modo lento y definitivo: Albunea emergió desde la orilla, creciendo e incrementando su tamaño a medida que se desprendía de la cápsula protectora. Por fin, la reina ninfa había nacido. Sin embargo, débil aún por la energía desatada en aquel acontecimiento y sin poder recibir el auxilio del joven elfo, fue presa fácil de uno de los terroríficos lobos de Licaón que la acechaba y, atrapándola entre sus fauces, la trasladó al galope hasta la constelación de Lupus.

Seudónimo: Ulises

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.