miércoles, 12 de julio de 2017

83. CABALLERO AL NOMBRE DE DIOS. De Búho azul


El bosque irradiaba un escalofriante aspecto, ya sea porque la luz del sol no podía avanzar hasta esa zona y todo se veía de un color grisáceo o porque las incesantes ramas cubrían en gran parte el camino que llevaba al pueblo más próximo. El suelo estaba cubierto de lodo a causa de las constantes lluvias que caían.
Esa zona casi siempre tenía el mismo aspecto uniforme ya que pocos viajeros se animaban a caminar a través de esos territorios. Sin embargo, había algo que no correspondía a ese sitio. Huellas se abrían paso y junto a ellas se veían unos rojizos charcos de sangre. Ambos creaban una senda que recorrían gran parte del bosque, y al final de esa ruta encontrabas a un caballero apoyado contra un árbol aferrándose con todo su ser a lo último que le quedaba de vida. La sangre emanaba por varias heridas de su cuerpo y cubrían la armadura de rojo, incluso ocultaba esa cruz que llevaba en el pecho de su armadura.
El caballero había matado a paganos en nombre de Dios y le habían prometido el cielo cuando él muriese, pero aun así tenía miedo. La última chispa de vida se le escapaba del cuerpo, y cayo con violencia al suelo. La armadura pesaba demasiado y sabía que ya no iba a levantarse más. Los ojos se cerraban y empezó a ver lo que estaba prohibido para los mortales. Inició como una oscuridad pero, como su líder había prometido, después pudo ver el cielo. Un majestuoso lugar que transmitía serenidad y en él se veía a un hombre, la luz del lugar era tan fuerte que sólo se podía atisbar su silueta.
 El caballero no tuvo que pensar mucho para adivinar que se trataba de su Dios. Una sonrisa invadió el rostro del caballero mientras el hombre se acercaba a él, la sonrisa se volvió en estupefacción cuando pudo ver la cara de su Dios. Se trataba de una imagen cambiante que emulaba los rostros de todas las victimas que el caballero había matado. Después de eso sólo vino oscuridad. 

Seudónimo: Búho azul

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.