lunes, 17 de julio de 2017

96. EL SOL DEL OTOÑO. De Adrian Perez


Es la  tarde de un día de trabajo extraordinario. Me  dirijo a un bar de comidas, bajo el sol del otoño. Cerca del edificio hay un descampado  donde he aparcado el suzuqui. Tengo hambre. Entonces entra un compañero de trabajo, con sus  hijos.  El también tiene hambre. De pronto comprendo que no piensan atendernos en aquel lugar.  Luego mi compañero regaña a su hija, y esta llora desconsoladamente. Yo le digo que cuando regañe a un niño le explique siempre por qué lo hace. Le digo que es lo que yo hacía, cuando vivía mi hija. Luego nos vamos.
Días después voy conduciendo un todoterreno por una carretera de montaña. Oscurece  y hay restos  de nieve. Entonces el coche se  va ladera abajo, hasta que los troncos detienen su caída. Estoy  herido. Se que allí  voy a morir de frió, bajo el sol del otoño. Pero súbitamente  aparecen unas luces, y una mujer anciana entra dentro del coche.  Con agilidad desmentida por sus  muchos años,  llega  al lugar donde me encuentro: el asiento del conductor. Aquella mujer transmite seguridad. Conoce perfectamente el modelo de coche, y sabe lo que hay que hacer para sacarme de allí.
Es la muerte

Seudónimo: Adrian Perez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.